Asombrosa innovación de la ciencia, llegará muy pronto, pues las radiografías dejarán de ser tan aburridas.

Hasta donde todos sabemos, cada vez que nos hacemos una placa radiográfica, podemos ver que es en blanco y negro, los resultados, son observados e interpretados por el médico especialista, quien puede entenderlo mejor.

Pero, como la tecnología avanza para bien, está a punto de pasar algo increíble, estas radiografías, podrán ser a color.

La responsable de este novedoso avance, es una empresa de Nueva Zelanda, quien se encargó de desarrollar un escáner que realiza radiografías en 3D y totalmente a color.

Las imágenes de las placas se verán con mayor nitidez y más detalles, en comparación a las convencionales, de esa forma, el médico podrá evaluar bien cuál es el padecimiento específico y a su vez el paciente podrá entenderlo mejor.

innovación-en-la-salud-radiografías-en-3D-a-color-movidatuy.com

Pero, ¿cómo funciona este escáner?

Este aparato tiene un detector que contiene información del color, algo similar al mecanismo de una cámara. En el escáner, al abrirse el obturador, contará cuántas partículas llegarán a los pixeles.

Su chip cuenta con un único algoritmo, que se encarga de detectar las longitudes de onda, mientras van pasando los rayos X, esto hace posible que se puedan distinguir los músculos, huesos, grasa, tejidos y los líquidos.

Además, incorpora un software con la información del chip que se encarga de crear las imágenes a color y con formato 3D (tridimensional).

innovación-en-la-salud-radiografías-a-color-muñeca-tobillo-movidatuy.com

Servirá para realizar estudios de los huesos, las articulaciones y hasta el cáncer. Muchas son las especulaciones acerca de este invento, lo cierto es que muchos creen que es cierto y que traerá adelantos positivos a la ciencia y la salud, y otros pues, piensan que son puras mentiras.

Solo bastará esperar unos cuantos años para poder empezar a ver estas radiografías en los hospitales y clínicas del mundo entero, mientras tanto solo estarán disponibles en Nueva Zelanda, así pudieron indicarlo sus creadores Phil y Anthony Butler pertenecientes a las Universidades de Canterbury y Otago, de ese país.

Asimismo, han asegurado que, se podrá utilizar posiblemente, para estudios en el área de odontología y la cirugía cerebral.

 

 

¡Compártelo y que otros también se enteren!